Se transforma el Museo de la Resistencia Indígena en Museo Histórico de Ixcateopan - *Las salas albergan copias de códices, pinturas y vestimentas de los últimos 500 años - Ixcateopan de Cuauhtémoc - eldiariodetaxco.com

Se transforma el Museo de la Resistencia Indígena en Museo Histórico de Ixcateopan


*Las salas albergan copias de códices, pinturas y vestimentas de los últimos 500 años

10,549 vistas

Marzo 15, 2016 11:55 hrs.
Cultura Estados › México Guerrero
Raymundo Ruiz Avilés › guerrerohabla.com


*El recinto, único en todo el continente, cambió su museografía por la pérdida de su acervo
*Indígenas plasmaron en papel amate su visión del exterminio de su cultura madre a manos de españoles

.
Ixcateopan, 14 de marzo. El museo de la Resistencia Indígena de Ixcateopan, creado en 1986 para conmemorar a las etnias que enfrentaron el embate de la conquista y colonización española, tuvo un cambio museográfico, para convertirse en el Museo Histórico de Ixcateopan, en que el concepto del indigenismo fue trasladado al proceso del sistema económico en el que participó la cuna de la mexicanidad desde hace más de 500 años de su fundación.

El nuevo concepto museístico se originó luego de que las obras creadas por artesanos indígenas de la región del Alto Balsas, para narrar los hechos sangrientos de la conquista y colonización española se extraviaron hace más de 10 años, y con la segunda fase se logró reabrirlo para dar a conocer el proceso del sistema económico que tuvo la población desde hace más de 5 siglos de existencia.

Una casona típica construida de adobe y piedra en 1771, con techumbres de doble agua con el sistema de ’maqueteado’ para sostener las vigas, pasillos y dos grandes patios, y una parte del inmueble en dos niveles, es lo que alberga al museo que está integrado por nueve salas, en la que se destaca la historia del último Huey Tlatoani, Cuauhtémoc.

El inmueble se localiza en el centro de la cabecera municipal; un largo corredor con muros clásicos acompañan a la historia del lugar. En el interior, la esencia indigenista se mantiene viva.

El monumento histórico, con afectaciones y el nulo apoyo del INAH para recuperarlo, antes de convertirse en recinto cultural por el gobernador, Alejandro Cervantes Delgado fue en la etapa de Independencia de México, cuartel del general José María Morelos y Pavón, y de Vicente Guerrero.

El director del museo y también uno de los personajes del lugar dedicados a la historia, Benito Salinas, contó que en la casona pasó tiempo el revolucionario Emiliano Zapata, al convertirse en caballerizas para sus tropas.

Después de que el clero la mantuvo y la abandonó, pasó a manos de la familia Juárez, sin embargo en el periodo del presidente de México, Lázaro Cárdenas, fue expropiada para convertirse en la escuela primaria Cuauhtémoc, narró.

Y fue hasta 1986, cuando se determinó la creación del museo de la Resistencia Indígena de Ixcateopan, como recinto ’muy peculiar, en la que las etnias se manifestaron ante la vehemencia de autoridades por limpiar de la historia la presencia de estos anónimos héroes nacionales que buscaron respeto con todo lo que eran y representaban’, como lo describió el ex director, Saturnino Abarca Villada.

Las nueve salas contienen elementos de la agricultura y sistema de producción desde la fundación hasta la contemporaneidad, documentos, vestidos, pinturas, copias de códices y una colosal exposición de fotografías en blanco y negro, sobre el descubrimiento de los restos del último emperador azteca, de Benito Salinas, a través de temas relacionados con ecosistemas, la Triple Alianza (que fue conformada por los reinos de Tenochtitlán, Tlacopan y Texcoco en la época prehispánica), la etapa colonial, Independencia de México y Revolución Mexicana, así como la modernidad, y una sala para exposiciones temporales.

La museografía atiende con una bienvenida en la que confirma que Ixcateopan, ha formado parte de diversos sistemas económicos a lo largo de su historia, y actualmente se observan los domingos en el tradicional tianguis de productos varios, que se extienden sobre el empedrado de mármol de la calle principal.

El lugar ha formado parte de economías diversas, a veces como componente secundario, otras como elemento importante; el desequilibrio de las partes ha provocado cambios históricos en la vida a lo largo del tiempo.

El director Salinas informó que la casona recibe a visitantes, especialmente europeos, que llegan para conocer el pasado y presente del pueblo de Cuauhtemotzín.

Aún con la nueva museografía, el lugar transmite la identidad del pueblo que creció en el dominio de El templo del Algodón.

Se pierden pinturas expuestas en el ex Museo de la Resistencia Indígena

Las pinturas de la Conquista y colonización plasmadas en papel amate, hechas por los artesanos de la región del Alto Balsas, quienes denunciaron el salvajismo que vivieron las etnias al ser sometidas por el yugo español y que conformaron el Museo de la Resistencia Indígena en Ixcateopan, se perdieron desde que se cerró el inmueble al público en el periodo del presidente municipal perredista Ulises Ríos Cabrera, en tanto que la placa que registró oficialmente su creación fue robada hace 10 años.

El museo que se caracterizó por ser el único en el continente americano, fue objeto de decadencia, hasta la modificación de la museografía por la pérdida del acervo cultural que describió la sangrienta batalla y la misma resistencia que tuvieron los pueblos de Mesoamérica. El trabajo representó el anhelo de los pueblos prehispánicos que mostraron parte del legado histórico por medio del amate y la pintura, las atrocidades de los españoles y exterminios de la cultura madre.

El actual director del Museo Histórico de Ixcateopan, Benito Salinas, señaló que en la etapa de gobierno de Ríos Cabrera se perdió el acervo de la Resistencia Indígena, no se sabe dónde están las piezas y ’ahora tenemos algunas originales’ para poder echarlo andar. Dijo en una charla informal que en el periodo del alcalde perredista se mantuvo cerrado, y ’estamos en espera del INAH para empezarlo a restaurar y cambiar toda la museografía’.

A su vez, el ex director del Museo de la Resistencia, Saturnino Abarca Villada, dijo que en su momento, cuando tuvo auge el recinto, se permitió narrar a través de pinturas hechas en papel amate por los artesanos del Balsas, su ’propia interpretación de los hechos que los desvincularon de su origen, su historia y su futuro’.

’Los amateros de Balsas pintaron con la precisión que su experiencia, su arte y su vocación les permitieron las escenas más emotivas de la resistencia indígena en Mesoamérica y El Caribe’, dijo.

Explicó que la historia narrada a partir de las ilustraciones concebidas por estos artistas populares del Balsas, evoca las masacres y vejaciones que estuvieron siempre presentes durante y después de la ocupación española. Actualmente, el museo de la Resistencia Indígena ha sufrido un cambio museográfico, museológico y conceptual desde hace cinco años’.

Recordó que el museo se concretó como una respuesta de una inquietud que hicieron los gobiernos municipal y estatal al INAH, ante las evidencias de los restos de Cuauhtémoc. ’Se tenía que dar a conocer, una visión científica e histórica de la resistencia que encabezó Cuauhtémoc de manera valerosa ante la llegada de los españoles’, agregó.

Abarca Villada calificó de una mezcla de amalgama de actitudes y aptitudes que van a concluir, con la ilustración de esa historia narrada a través de los documentos que se generaron en la época y en las pinturas hechas por los amateros del Alto Balsas.

Ver más


-